El bombero voluntario del Grupo Ajayu, Pablo Miguel Suárez Núñez, destinado a la sofocación de incendios en la Chiquitanía, falleció el sábado por la noche por un paro cardiorrespiratorio.

Un boletín de la Policía confirmó el deceso. Pobladores de la comunidad Palestina, en el municipio de Concepción, mediante un llamado telefónico a las 20.30, dieron a conocer a la institución policial el fallecimiento de Suárez.

El bombero de 34 años era procedente de La Paz y se constituyó en Concepción desde hace dos días para liquidar incendios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here