Santos Tito, uno de los damnificados del deslizamiento San Jorge Kantutani y padre de dos pequeños, no puede dormir por la angustia de haber perdido su casa de dos pisos, que le costó $us 26.000, financiado por una entidad bancaria, donde debe depositar la suma de Bs 4.300 cada mes.

Su situación se agravó porque, además de perder su vivienda, también dejó de trabajar para intentar recuperar algunas de sus pertenencias y cuidar a su familia que vive en una carpa en inmediaciones de la avenida Libertad.

Santos relata a ANF que su vivienda fue la primera en desplomarse la pasada semana. Dice que solo para edificar su casa invirtió $us 26.000, ya que esta tenía una loza antisísmica y un muro de contención para evitar posibles emergencias.

Está preocupado por el préstamo que tiene en una entidad financiera y que debía pagar ayer lunes. Por eso pide a las autoridades del Gobierno y Alcaldía que les ayuden a gestionar a las personas que tienen deudas bancarias el congelamiento de las mismas hasta que logren recuperarse de la tragedia.

damnifidamni

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here