Solo Noticias

Más de 80 instituciones , además de la Iglesia Católica , exigen al Gobierno la abrogación  de las normas  que permiten los  chaqueos y suponen una afectación directa a  bosques y tierras del territorio nacional. Solicitan además  la declaratoria de desastre nacional  por el incendio que devora la Chiquitanía para acceder así a una pronta ayuda internacional.

La Iglesia Católica  criticó la emisión de las  normas que afectan los bosques y las tierras del país.    “Nos parece irresponsable por imprudente el decreto 3973  del Gobierno nacional que autoriza las quemas controladas de terrenos y el desmonte”, dijo el  secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), Eugenio Scarpellini.

Ayer, más de 80 instituciones científicas,  técnicas  y plataformas ciudadanas -como colegios de ingenieros ambientales, veterinarios, universidades, pastorales y asociaciones de productores, entre otras- emitieron un pronunciamiento que exige  la derogación.

Biólogos en emergencia

“Como Colegio de Biólogos de La Paz estamos pidiendo al Gobierno la abrogación de  las normas que fueron responsables de los fuegos porque autorizan el chaqueo”, dijo ayer uno de los miembros del Colegio de Biólogos de La Paz, Alfredo Fuertes.

Entre las normas a las que hacen referencia están:   la Ley 741 (autoriza  el desmonte para pequeñas propiedades y  para actividades agrícolas y pecuarias) y el decreto 3973 (aprueba  el desmonte para actividades en Santa Cruz, Beni y Pando, además permite las quemas controladas en esos departamentos).

El domingo, este medio reveló en un reportaje que en 13 años, el Gobierno aprobó cuatro leyes que afectan a bosques y tierras.

Según la presidenta del Colegio de Biólogos, Ángela Núñez, es  “muy irresponsable” habilitar chaqueo sin tener mecanismos de control. “Nos parece que hay otras medidas para  ampliar la frontera  agrícola”, sostuvo.

Mediante un pronunciamiento, los profesionales solicitaron   que “se inmovilicen  las tierras en esa sección y no se permita el uso de esos lugares para ampliar la frontera agrícola , ya que esos suelos no son aptos para la producción”.

«>Según  el biólogo Manuel Oivera, “el suelo de esa zona es potencialmente forestal porque es  rocoso”. Su colega Núñez exigió que se activen los  protocolos para declarar “zona de desastre”. “Demandamos la promulgación de una ley de pausa ecológica”, sostuvo.

La pausa ecológica -explicó- significa paralizar actividades humanas para evaluar los daños del medioambiente y promover tareas de reforestación.

Desde hace más de 10 días, pobladores de las zonas afectadas, activistas, especialistas y autoridades locales  demandan  al Gobierno la declaratoria de desastre nacional para atender los incendios en la Chiquitanía. El domingo, el presidente Evo Morales se abrió a la ayuda internacional,  pero se resiste a emitir  un decreto para concretar este pedido.

 ¿Qué dice la normativa del país? 

Según el parágrafo 2 del artículo 39 de la Ley de Gestión de Riesgos,  “el Presidente  mediante Decreto Supremo y previa recomendación del Conarade  (presidida por el Ministro de Defensa) declarará desastre nacional cuando la magnitud e impacto del evento haya causado daños de manera que el Estado en su conjunto no pueda atender con su propia capacidad económica y/o técnica; situación en la que se requerirá asistencia externa”.

Hasta ayer   se registraron más de un millón de hectáreas afectadas por la quema en la Chiquitanía. Según los biólogos, los incendios dañan más de 3.500 especies de flora y más de 1.200 de fauna.

Sacrificada labor de bomberos roba lágrimas 

En una conferencia de prensa,  la secretaria de Medio Ambiente de la Gobernación de Santa Cruz, Cinthia  Asín, no  pudo contener el llanto  al destacar la  ardua labor de los bomberos que buscan aplacar el voraz incendio en la Chiquitanía.

“No se puede quedar indiferente”, dijo Asín entre lágrimas al referirse a la precaria situación de los  bomberos y los rescatistas. “Es el sentimiento de nosotros que tenemos nuestro equipo  allá (en los incendios)  hace más de 20 días trabajando, que nuestra gente está allá, que nuestros guardaparques están allá,  discúlpenme”, acotó.

«>Asín explicó que los bomberos necesitan colchones, camisetas para cambiarse y  pantalones de seguridad. “Si bien la Gobernación les está haciendo llegar, aún hace falta”, comentó.

Se requieren estos implementos del trabajo  porque los bomberos voluntarios no tienen. “Estamos comprando un lote de herramientas para hacerles llegar”, dijo.

Resaltó que los incendios aún están activos y por eso es importante no descuidar los trabajos en la tierra para mitigar el fuego. “No hay que decir que todo está controlado, cuando aún necesitamos liquidar nuestros incendios.  Actuemos con responsabilidad y seamos serios en lo que hacemos”, dijo y aseguró que hasta ayer  ya son 10 municipios cruceños donde continúa el fuego.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here